Últimas Publicaciones

latidos

hay días en los que el corazón se alborota
late desordenado
se para
es como si el pobre me mirara desde su cueva y me preguntara
¿para qué?
¿por dónde?
¿en qué cajón de los recuerdos guardas todos mis latidos?
y esperara una respuesta
ante mi silencio
se detiene
toma aire
le siento suspirar
y arrancar de nuevo
el corazón sabe lo que quiere y lo que siente
pero es discreto
y no me lo cuenta todavía
su elocuencia está en los latidos y silencios
en parar y comenzar de nuevo cada segundo cada día

a veces el corazón se alborota
desordenado

no morir

el corazón late acompasado

lo cotidiano

lo mágico

lo inexistente

aferrarte a la montaña más próxima como única salida

como único referente

como el lugar para saltar al abismo

silencioso

el corazón late acompasado

hoy, por lo menos, preferiría no morir

epitafios

¿qué decir de uno después de la muerte?
fue una buena persona, dirán quienes no te conocieron y solo oyeron de ti.
era un desastre, dirán quienes te pidieron favores, que no pudiste cumplir.
era un poeta, dirán tus editores, imprimiendo tus textos póstumos.
era un señor que saludaba, dirán quienes trabajaron contigo.
a veces hacía reír a todos, dirán quienes nunca se rieron contigo.
era una buena persona, dirá tu familia ( o casi toda tu familia).
sabía amar, olvidar y amar dirían en los callejones sin salida.

pero nadie dirá que tenía un buen corazón,
que a veces, solo a veces,
se ponía intenso y amenazaba con estallar dentro del pecho…
ese corazón que nos lleva cada segundo a la vida
y puede llevarnos de la vida…

hará una linda sombra en el parque, dirán el sol…las semillas…y los pájaros.

detrás de la poesía

¿cómo saber qué vive detrás de cada poema?

¿cómo entender los engranajes de palabras que se suman para hacer versos?

¿dónde se van a vivir las palabras que no se usaron en los versos primeros?

detrás de la poesía no viven duendes juguetones de palabras

vive el poeta

agazapado

con su tijera y su tintero

y su caja musical de resonancias

y piedritas que suenan

detrás de la poesía vive el poeta con sus dolores y sonrisas

y una funda de palabras que ya no usa

que se gastan

que se caen

detrás de la poesía no encuentras nada

fragilidad

se desmorona la montaña

se cae la casa

la sonrisa se desborda

el corazón salta

la muerte la muerte la muerte

el corazón se deconstruye y el silencio afloja

la nada

la lluvia

el canto

 

poema de silencio

cuando ya nada quede

cuando todo sea un recuerdo de un tiempo vivido

compartido

elevado al cuadrado

matemáticamente perfecto

cuando ya no queden escritas en las paredes

palabras llenas de futuro y de encantamiento

cuando las paredes tengan agujeros

y el dolor se derrita como las velas en el fuego de un mediodía calcinante

 

cuando ya nada quede

solamente tu recuerdo

navegando en fotografías que se amarillarán con el paso de un tiempo digital

que no altera los pasados

cuando ya nada quede…

 

el camino

a veces

para llegar al otro lado del camino

uno debe salirse

dejar el camino pasar

dejar el horizonte ir llegando a pasos pocos pasos

y uno mirar

ser el observador del camino es siempre una forma de llegar

la tierra

tiembla

se sacude

baila

se mueve

y nosotros

humanos pequeñitos

luces en el cielo

caemos

nos levantamos

morimos y volvemos a no morir

y nacemos cubiertos de luz

de sol

de sombra

de mar

caemos y volvemos

nos damos la vuelta por el fondo del mar y volvemos

la tierra tiembla

la muerte nos visita

nos sacudimos el polvo

y caminamos

la muerte se va, pero no todos nos vamos con ella

la muerte tiembla

la vida sigue

el mar viene

y a veces

el mar se va

vidas de gato

abres el bolsillo donde guardas tus vidas

las vidas gato que has ido acumulando jugando a loterías, y robando debajo de los puentes de las almas perdidas

miras las que has gastado

las que viviste jugando a ser político desde niño,

las que perdiste en canchas de fútbol, donde siempre eras el peor, pero por lo menos hacías los mejores chistes, y en primer grado eras el dueño de la pelota,

las que perdiste al no atreverte a tomar el mundo de los shamanes y te quedaste en la orilla, urbano, vestido con jean y chompa de tela gruesa, agotado por pasar noches alrededor de hogueras,

miras la vida que perdiste por un problema de circulación de tu sangre dentro de ti mismo y dentro de tus venas, por eso, quizás el amor te era tan difícil, la sangre no circulaba por todo el cuerpo.

la vida que perdiste cuando empezaste a creer y descreer en el amor al mismo tiempo que en la muerte

las vidas que se te cayeron en las aulas de clases, como oyente y como profe,

enamorado de las letras

de la poesía

del sonido de tu propia voz retumbando en las paredes y el techo

las que perdiste sentado solo, horas de horas, frente a un micrófono, compartiendo la voz, la poesía, la “mejor música de nuestro planeta natal”, vidas dejas a cambio de nada más que el saber que el tiempo no se pierde y que más de diez años después, alguien te reconozca y diga que extra esas vidas perdidas rompiendo cabezas,

ves las vidas dejadas de lado por pereza, por desidia, por ceguera

las vidas enamoradas que perdiste al no darte cuenta

las vidas que empezaste a acumular pensando que eran las últimas vidas y que si no resucitabas de esa no ibas a resucitar nunca más y pensando que quizás sea bonito, que si ya no se resucita, alguien se encargue de las flores y de poner en orden los manuscritos

las vidas perdidas en oficinas públicas, con bonita vista, con las mejores intenciones y con la clara necesidad de transformar de una vez y para siempre el mundo de los otros otros

hoy miras el bolsillo donde cargabas tus vidas, las que has ido perdiendo.

se cayeron

las viviste

las regalaste

las perdiste

solo se fueron, algunas de tu vidas solo se fueron, como se van los gatos, sin regresar a ver y sin sentir compasión por lo que queda

tengo una vida para ti.

debajo de ella en la bolsa, solo veo el vacío.

te la entrego.

no tengo más…tú harás con ella lo que quieras/puedas

mi bolsillo de vidas se queda vacío

espero tener suerte, esta vez.

noche

Pasa el día

La noche

Segundos

Insomnios mal vividos

Las ganas de reorganizar la vida

Las vidas

Las muertes

Comprender que quizás las cosas nunca serán como el amor te dicta

Comprender que los abismos por algo nos llaman

Comprender

Pero unos es necio

Tozudo

Quiere cambiar el rumbo de los ríos

Porque uno cree que la magia es posible

Por un segundo cree que la magia es posible

Y así nos va

Ojeroso

Cansados

Cambiando el rumbo de ríos imaginarios

Sin que a nadie le importe

Así nos va