Últimas Publicaciones

memoria

es el tío que hizo todo lo que quiso en la vida
escritor
abogado
periodista
el mejor conversador que he conocido
el mejor para una anécdota
-sospecho que no todas eran cien por ciento verdad,
pero no importaba-

ahora nos queda un silencio donde debía estar su risa
la muerte
que a veces se olvida que algunos seres humanos deben durar para siempre
se lo llevó una noche de tormenta

solos quedan sus libros
su computadora en donde se escribía el mejor periodismo del paisito

su compañera
sus hijos
sus nietos
y nosotros
-quienes lo conocimos en el duro batallar de la vida-

se trata del patriarca
de quien luchó con todas sus fuerzas por sus convicciones
y de quien heredamos el bicho de la política
del humor
de la ternura
y de las ganas de construir un mundo mejor…
mi pensamiento y mi palabra para su recuerdo vivo.

en memoria de hugo larrea benalcázar, mi tío

vida

cuando la muerte visita
ronda
se enmascara
se disfraza
y se lleva a la gente que uno ama
y sigue rondando
con su traje de vida diaria
de vida
de mentira
uno solo puede mirar atrás
a los recuerdos
a los buenos tiempos
al deseo de ser eterno y de hacer eterno a quienes nos rodean
pero estiramos los brazos
y no nos alcanza
estiramos la mirada para ver más allá de la muerte
más allá más
y no nos alcanza

desde esta orilla de la vida
solo queda seguir amando
mirando a quienes se van yendo, se fueron yendo
tratando de hacer lo mejor posible en este lado del tiempo
y nada más….

santiago feliú

mi programa de radio, rompecabezas, tenia un invitado siempre presente, santiago feliú, el más joven de la nueva trova, el de pelo más largo, el de dientes más chuecos…
vida
para bárbara

y otras

dentro de la anécdota, la última vez que estuvo en quito, hace unos años, fuimos a verlo con la sofi,
había pasado el tiempo
había cambiado su peinado y sus dientes

nos acercamos a la señora de los tabacos, con un cubano que quería encender su cigarrillo. compartimos fósforo, saludo cordial y ya.
a los 20 minutos estaba en el escenario.
y no le di la mano, no le dije cuanto lo admiraba…y así mismo se fue la vida.

dejo esta canción poema del comandante marcos en la voz del inolvidable santiago feliú…

eclaración de principios

(Subcomandante Marcos – Santiago Feliú)
Es necesario cierta dosis de ternura
para comenzar a andar con tanto en contra
para despertar con tanta noche encima.

Es necesaria cierta dosis de ternura
para adivinar, en esta oscuridad,
un pedacito de luz,
para hacer del deber y la vergüenza una orden.

Se necesita cierta dosis de ternura
para quitar de en medio a tanto hijo de puta
que anda por ahí.

Pero a veces no basta
la cierta dosis de ternura
y es necesario agregar….
una cierta dosis de plomo.

arsénico por compasión de luis monteros arregui

tenía ganas de lanzarle el libro en la cabeza a su propio autor
arrancarle los pelos
meter su nariz en un sacapuntas eléctrico
y otras varias torturas terribles.
por varias razones
1) me hizo ir y volver de las notas referenciales más de cien veces (debo confesar que no acudí a todas las notas, porque algunas sí entendí)
2) la pareja que se arma desarma ama desama dentro del libro es terrible y uno tiene tanto dentro de cada uno de los personajes que el alma va saltando de historia en historia hasta terminar hecha un ovillo debajo del asiento de emergencia (debo confesar que terminé de leer y llorar el libro en un avión sobre la cordillera)
3) ya dije que terminé de leer y llorar el libro y eso no siempre pasa…
4) más lo uno que lo otro
5) es un paseo por la historia del buen cine entre referencias secretas, y algunas obvias, solo algunas…
6) podría venderse el libro en los lugares de películas piratas haciendo un combo con guía de lectura y de observación.
7) lo mejor es que nadie puede interpretar el texto, el autor quiso decir que….porque al tener más de 300 citas de referencia, uno sabe exactamente lo que el autor quiso, y casi siempre, logro hacer.

una lectura entretenida, dolorosa, inteligente.
recomendada

además es un libro que tiene su propia web donde están los videos a los que se hace referencia y otras cositas.
recomendado

http://arsenicoporcompasion.com/menu (todavía no anda toda la página, pero sin duda prontito…)

algo de musica, ismael serrano…

madrid

la cibeles al cruzar una esquina
la puerta de alcalá
casas sin historia pero con gente real
gente que ama
llora
sufre
la crisis se repite
y uno camina sin rumbo
esquivando turistas
probando pedacitos de historia y de vida

la ciudad que esconde la crisis
el dolor
la esperanza

y uno aspirando los aires de madrid
repitiendo canciones
poemas
recuerdos
silencios
y construyendo los propios…
hasta luego madrid…

Las piedras de amar, Rafael Courtoisie (Uruguay)

Los hijos de los Grises le arrebatan el gozo a las mujeres,
justo en el último momento, justo cuando están por acabar. Los hijos de los Grises,
en el último instante, se llevan esa gema invisible del sexo de las mujeres
y hacen un collar de maravilla.
En las noches cálidas, el collar hecho con los guijarros del gozo humedecido,
palpita en la penumbra inmóvil, sin que nadie se adueñe del temblor. Los Grises
ponen esos collares en las vitrinas de los museos, y quedan tontamente alegres
por haberles quitado el gozo a las mujeres.
Las perlas, algunas oscuras y otras claras, producen un latido inmóvil y concéntrico,
un espasmo translúcido que se pierde en el espacio silencioso. Pero las mujeres de los hijos
de los Grises van, cada vez que pueden, a la aldea vecina, donde los hombres saben
desprenderles del vientre esos cantos rodados, esas perlas opalinas y latientes,
y las dejan flotando en la entrepierna, húmedas y tibias todo el tiempo,
durante la eternidad que dura el acto.

De “Umbría” 1999

 

Tuve la oportunidad de compartir con el poeta en la reunión Quito Ciudad de Letras, una tarde de conversación muy interesante compartida con Aleyda Quevedo. Nos acompaña en la foto, Abdón Ubidia…

FREDDY 2

 

antologizarse

he pasado algunos meses preparando una breve antología de la obra de uno.
nunca pensé que iba a ser tan difícil.
navegar entre recuerdos
palabras usadas
palabras rotas
sueños heridos
sillones desvencijados
arrepentimiento de algunas cosas dichas
de metáforas mancilladas
y de imágenes que no debieron estar en un poema.
pero nada se puede hacer
la palabra impresa nos mira con ojos de resignación
y no queda más que pedirle disculpas por haberla elegido
a veces tan mal
o haberla combinado con vecinas, tan peor aún…

pero así es la vida
recorrer caminos recorridos
palabras dichas
sueños soñados

no es fácil antologarse uno mismo

todavía tengo dos insomnios que me recorren la noche
de esas palabras
de esos secretos

novedad

el pasado se escucha lejos

se sintoniza moviendo una perillita al lado de una radio a pilas

tanto tiempo sin poder decir las cosas que uno quiere

tanto tiempo sin poder hacer radio

o dar clases

o ambas cosas

sumido en la vida cotidiana

resolviendo entuertos y entuertos

y con tantas ganas de hacer radio de nuevo tantas….

 

(intenté hacer un podcast, pero no es lo mismo si no es en vivo)

 

extraordinario poeta del boliviano Gabriel Chavez

1972

Fue el año en que Nixon visitó la China

que Marco Antonio Campos refutó a Neruda

–Las páginas no sirven. La poesía no cambia

sino la forma de una página–

que estrenaron Solaris (lo dije en otro poema) pero también Aguirre Cabaret Garganta profunda El hombre de La Mancha Gritos y susurros El útimo tango –ah María Schneider en la tina y Brando ubicuo, bilocal, al mismo tiempo en el ático parisino y en Villa Corleone, otro y el mismo– mientras Zefirelli hacía volar a Chiara y Francesco en una nube de flores y Chaplin volvía a Hollywood (ya Osvaldo Soriano lo contó en una novela suya).

Murieron Chevalier, Alejandra y Kawabata, el primero bailando los otros dos

al filo del espejo

y se despidió de este mundo una princesa

Carolina Matilde de Schleswig-Holstein-Sonderburg-Glücksburg, bautizada como Princesa Viktoria-Irene Adelheid Auguste Alberta Feodora Karoline Mathilde de Schleswig-Holstein-Sonderburg-Glücksburg

de la que solo queda el nombre en Wikipedia.

También dijo arrivederci el profeta de la usura, que solía contemplarse en los ríos

en noches de plenilunio y enderezar aun las torres con sus cantos.

Una estela explosiva dejó el cohete fallido que propulsaba a la sonda Cosmos hacia Venus

y otra Harry S. Truman, con su cortejo de átomos y carne chamuscada.

Bobby Fischer, el díscolo, el irreductible, venció a Boris Spassky

llevándose el título a casa junto a unas cervezas,

en tanto el odio ensangrentaba los juegos olímpicos de Munich el penal de Trelew

un domingo en Irlanda del Norte el campus de la universidad de El Salvador

en cuanto un terremoto destruía Managua y en Roma

un tal Laszlo Toth atacaba la Pietà de Miguel Ángel con un martillo,

gritando que él era Jesucristo.

Era 1972 y en un país perdido entre montañas,

en una clínica metodista, por puro azar,

nacía yo, que debí haber nacido en otra ciudad y otro hospital;

y poco antes o después nacían otros niños y niñas con los ojos también maravillados,

de este y del otro lado del Ecuador, dedicados ahora, como yo, a este inútil,

maravillosamente inútil oficio de escritura.

Sí, de seguro fueron los efectos del cohete de la Cosmos

el poderoso cóctel de todas esas películas

algo de los últimos alientos de Pound y la Pizarnik,

y sobre todo la estela del poema de Marco Antonio Campos:

Las páginas no sirven. / La poesía no cambia / sino la forma de una página, la emoción, / una meditación ya tan gastada. / Pero, en concreto, señores, nada cambia. / La poesía no hace nada. / Y yo escribo estas páginas sabiéndolo.

Eppur si muove, cuarenta años después

ya solo quedan en pie los poemas de Alejandra, los cantos de Ezra, algo de las novelas de

Kawabata, muchos de los versos de Neruda y casi todas esas cintas

indescriptibles

mientras el resto: Nixon Mao Neftalí Reyes Tarkovski Klaus Kinski Bob Fosse la deliciosa

Linda Lovelace el insoportable Ingmar Bergman la más deliciosa María Schneider el más insoportable Marlon Brando el ya no se diga Charles Chaplin Osvaldo el Negro Soriano Maurice Chevalier Carolina Matilde de Schleswig- Holstein-Sonderburg-Glücksburg el propio Ezra el programa espacial soviético la URSS Truman Bobby Fischer y todos sus rivales las víctimas y los asesinos el loco del martillo

son ya carne de gusanos y de la desmemoria

como lo seremos los poetas del 72 y Zefirelli y Marco Antonio Campos algún día

pero no su refutación a Neruda que se refuta a sí misma

perdurando

inútil y maravillosa

como la poesía,

como la Loren

como La Pietá

triste, solitaria

y final.