guayaquil a pata

rotonda desde atráspor azares del destino dediqué mi día de ayer a caminar por guayaquil. nunca había tenido la oportunidad, siempre que llegaba por cualquier motivo, alguien siempre me tenía una agenda lista y organizada. ahora dejé que sean mis pies, mi sudor y el calor el que me permita recorrer calles y calles del centro de guayaquil.
primera constatación, es una ciudad gigantesca que te sonríe desde distintos lugares, le jugo de naranja es más barato y las jóvenes que venden colas de a 10 centavos el vaso tienen mejor suerte que los hombres que tienen el mismo negocio.
primera parada: malecón

desde la vista de atrás de la rotonda solo quedaba pensar qué mismo se decidió en esa reunión, y pensar cómo podía funcionarl a política en esos tiempos lejanos en los que quizás la palabra tenía algún sentido.

recorrí el malecón desde el un extremo hasta el otro, acompañado por los amigos guayaquileños de twitter, que me iban direccionando hacia dónde debía tomar. una extraña experiencia 2.0 para conocer ciudades en soledad y no.

de todas formas, mirar hacia el río, hacia más allá de todo, siempre nos deja entrever por qué y cómo las ciudades que tienen esta suerte siempre son bullangueras y bailadoras. nuestro machángara nos provoca cantar pasillos y ron.

entré a una exposición sobre la historia de guayaquil, de la que, honestamente, debí salir antes de llegar a la sección propaganda política, sin embargo algunas cosas me quedaron dando vueltas. guayaquil no tiene todavía la gran novela de piratas que su historia merece…tal vez sea una obligación pendiente…

segunda parada: parque seminario

153

imaginarse un parque en el que el tiempo se detiene.

el tiempo cara de iguana

que mira las cosas pasar

los recuerdos pasar

los silencios

y nada le inmuta, nada le sorprende

solo mira

parece que su rostro nos gritara

que solo las iguanas

comprenden todo…

tercera parada: parque centenario

después de recorrer otras calles con nombres conocidos y de tomarme todo el jugo de naranja y agua que alguien vendía cerca mío, llegué a hacer un tambo en el parque centenario. maravillosas contradicciones. un pastor evangélico, supongo, que gritaba a un lado de la plaza, con un verbo impresionante y para quien lo peor que le pudo pasar al mundo era el cigarrillo, la homosexualidad, los aretes, los escotes y los curas (no me acuerdo si ese era el orden, pero el contenido sí). en mi banquita miraba pasar la ciudad, travestis, vendedores de colas, un señor que se sentó a mi lado y que me contó que hace muchos años fue un gran marinero, luego se compró un sánduche de mortadela y queso en pan de dulce, y se durmió. yo estuve a punto de hacer lo mismo. el calor, el predicador que arrullaba. sin embargo, hubo una escena que me despertó. un vendedor de caramelos,m pobre entre los pobres, se acercó donde un vendedor de cola, le pagó los 10 centavos y le pidió que le llevara la bebida a la señora que aocmpañaba al pastor, la pobre, anciana con toda la vida encima, se esta muriendo de sed, el vendedor, hizo su buena obra y se fue. no esperó ni siquiera una mirada de gracias…esas cosas pasan.

penúltima parada

cerca de la medianoche era obligatorio subir las 448 escalinatas que llevan al cerro.

casas de colores, bares, música, y mi corazón que me seguía algunas gradas abajo. sin embargo llegamos, la ciudad desde arriba era bellísima, los sonidos del viento, el cigarrillo cubano para recuperar el aliento, las luces, el vaso de agua, la iglesia.

164

 

 

 

 

parada final: parque histórico

a la mañana siguiente, después de recuperar el cuerpo en el café de tere, (deberían abrir una franquicia en quito), marchamos al parque histórico, en la primera parte es una suerte de zoológico de animales de la zona, muchos en peligro de extinción, de acuerdo a los letreros que se veían.

202

así que ese fue mi caminar por guayaquil. hay más fotos si les interesa en http://picasaweb.google.com/rompecabezas24/20091109?authkey=Gv1sRgCLiMkKGnqPGNzwE 

y muchas gracias a los anfitriones, ivanna, fernando, piqui (?), ena y la tota…

Puedes seguir cualquier respuesta a esta entrada mediante el canal RSS 2.0. Puedes dejar un comentario o enviar un trackback desde tu propio sitio.

Deja un comentario

XHTML: Puedes usar las siguientes etiquetas: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>