al maestro jorgenrique

el día que decidí volver a poner en el aire este juego de palabras, recibí una noticia que congeló mis palabras por algunas semanas. gracias ( o desgracias) a twitter me enteré de la noticia algunas horas antes que los medios de difusión masiva. aunque sabíamos que estaba grave, sabíamos que estaba enfermo, sabíamos y sabíamos, de todas formas, la muerte se presenta siempre con un traje de dolor inevitable.

el primer libro que tuve de adoum fue un intercambio, lo canjeé por otro a un amigo que no sabía nada de poesía. estábamos en segundo curso de colegio y yo empecé a enamorarme de su palabra. lo veía tan perfecto en el uso del lenguaje, tan distante como solo pueden estarlo quienes ya descubrieron el camino de la poesía.

luego, vino el lanzamiento de «entre marx y una mujer desnuda», recuerdo las palabras de raúl pérez torres «estamos adoumecidos, con la cerveza, perdón, la certeza de descubrir su palabra».

y así me quedé, adoumecido…

pero fue en este siglo que tuve la revelación. pude conocer en persona al maestro y a su esposa nicole. pude pasar algunas horas conversando, fumando tabacos mentolados, y añorando esos vodkas helados en botellas chiquitas.

2004: esos días que pasamos metidos en sus carpetas personales, leyendo y releyendo los recortes, apuntes, notas, cartas. originales de neruda en tinta verde, esos días son inolvidables. preparamos el texto con la candidatura para el premio cervantes, y estamos seguros que, si hubiéramos tenido un poco más de apoyo político, se lo hubiera ganado.

2005:  «portadores de una utopía»: recuerdo el acto maravilloso , suerte de ópera, montada en el teatro nacional para homenajear su vida y obra, textos leídos, músicalizados, actuados, bailados, todo para que el ecuador y el mundo reconozca la obra del maestro adoum.

2006: el trabajo hormíguico de recolectar, leer, preparar y amar sus obras in-completas, porque siempre estuvimos seguros que su obra nunca iba a terminar…

2007: y recuerdo, esa primera sesión de «el poeta y su voz», teatro nacional lleno, y en el escenario, un escritorio, una lámpara y un poeta. jorgenrique con su magia, sus silencios, su palabra. el teatro en silencio absoluto. hasta el aplauso final, en el que el poeta tuvo que detenerse y agradecer y sonreir y saber que la poesía puede hacer el milagro.

después la vida siguió, y yo me declaro adoumecido desde siempre. y quizás más, luego de conocer, charlar, escuchar personalmente al maestro.

ahora nos queda su palabra, la sombra de lo que fuimos y de lo que somos, y los recuerdos -misteriosos hilos que lanzamos al mundo para no olvidarnos de vivir- y nos queda bichito, y nos recubren algunas certezas, algunos dolores y una vasija de barro que nos espera implacable. salud jorgenrique,  y sin duda estarás brindando en algún con benedetti quien no soportó la muerte solo y te mando llamar…salud poeta.

Puedes seguir cualquier respuesta a esta entrada mediante el canal RSS 2.0. Puedes dejar un comentario o enviar un trackback desde tu propio sitio.

Un comentario »

 
  • Pilar dice:

    Cuando escucho o leo sobre el MAESTRO JORGE ENRIQUE, Me viene a la memoria por quê?, fue un hombre se acerca a la “perfección”, Porque;
    Cuando siente que es un espacio infinito,
    Un mar sin orillas,
    Un brote desnudo en otoño,
    Una fértil pradera en el desierto. Cuando un hombre siente todo esto
    Ya ha recorrido la mitad del camino hacia la perfección.
    Para lograr su camino debe comprender,
    En consecuencia,
    Que es un niño que depende de su madre,
    Un padre responsable por su familia,
    Un joven entregado al amor,
    Un hombre pobre atrapado entre su amargura y su sumisión,
    Un poeta entre la bruma de su crepúsculo y la rosas de su amanecer.
    Un alma ignorante
    Que oscila entre la oscuridad de su noche y la negrura de su día,
    Entre las flores de su fe y las espinas de su soledad
    El pudo expresar con sus palabras, experimentar, ver y comprender
    Estos hechos,
    Pudo alcanzar la perfección
    Y llegar ha ser una sombra
    De la sombra de Dios

 

Deja un comentario

XHTML: Puedes usar las siguientes etiquetas: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>